Jornadas 40 Aniversario. Palabras de apertura


Estoy muy agradecida a la Comisión de Jornadas por haberme confiado la apertura de nuestra querida institución.

Bienvenidos a estas jornadas 40 aniversario, en las que tenemos la satisfacción, de celebrar una trayectoria ininterrumpida de nuestra institución.

El Circulo Psicoanalítico Freudiano cumple hoy 40 años. Conmemorar no debe significar única y necesariamente celebrar. Significa sobre todo hacer memoria, nuestros fundadores hicieron una apuesta por el psicoanálisis al verse impedidos por las condiciones oscuras de aquellos tiempos . Decidieron transmitir el legado de Freud, que es pelear por el deseo del psicoanálisis.

Para reconocer el valor mas profundo de esta institución, mas allá de los desafíos y obstáculos que debió afrontar, jamas se ha resignado a cambiar su esencia. Abogando por la inclusión y el respeto de las diferencias. Lacan, en" el psicoanálisis y su enseñanza retoma la invención del psicoanálisis institucional". Respecto de ello, critica a quienes aplican religiosamente los términos del discurso freudiano. " Todo retorno que de materia a una enseñanza digna de ese nombre se producirá únicamente por la verdad mas escondida, vía que se manifiesta en las revoluciones de la cultura."

Esta vía de formación fue transmitir a través de aquellos que nos siguen un estilo.

Transmitir la permanente preocupación por hacer una trasmisión que articule el plano formal de la teoría

con el plano del que hacer de la clínica . En nuestra institución apostamos día a día por el intercambio, la discusión y el debate, respetuosos de la transferencia del trabajo, apostando siempre a la producción.

Transmitir los fundamentos de la clínica imbricados a la teoría tomando el estilo como lo mas propio de nuestro rasgo institucional.

Hago mías las palabras de Freud y Lacan, el psicoanálisis es intransmisible. Por muy molesto que parezca cada psicoanalista esta obligado a reinventar el psicoanálisis. Cada analista debe reinventar la manera en que el psicoanálisis pueda durar. Ese es el compromiso con la causa Freudiana.

No olvidando que "el analista es al menos dos " la pregunta que se plantea es ¿a quien le hablo? Es ahi donde se produce los momentos de genuina trasmisión recibir en acto el propio mensaje en forma invertida bajo una pregunta , un comentario o una revelación de quien es capaz de escuchar y reciba en ese mensaje un efecto de división efecto de sorpresa de algo nuevo .

Jacques Hasson, en " Los contrabandistas de la memoria", señala - Desprenderse de la pesadez de las generaciones precedentes para reencontrar la verdad subjetiva de aquello que verdaderamente contaba para quienes, antes que nosotros, amaron, desearon, o sufrieron o gozaron por un ideal. ¿ No es lo que podríamos llamar una transición lograda ? concluyendo "una transmisión lograda ofrece, a quien la recibe, un espacio de libertad y una base que le permite abandonar el pasado para mejor reencontrarlo."

--- Desde tiempos inenarrables, la palabra ha sido sagrada, expresión de conjuros, maldiciones, bendiciones, símbolo, bálsamo que calma y que construye realidades. Vehículo y herramienta del pensamiento, hacedora de sentimientos. Las palabras tejen realidades tomando el tejido que no es otra cosa que un texto. Así, habitados por el lenguaje las palabras nos arropan y nos van tejiendo e hilvanando; nadie las posee, solo son, nos pre-existen. Si al hablar se tejen realidades que expresan lo que se vive y padece, se piensa y se siente. Lo que se desea hacer, es sobre ese tejido del decir expresando sentidos, así como ha dicho Freud sobre el soñante. "Es como si soñara en otra lengua." Lengua hecha de imagenes y secuencias.

Por ello psicoanálisis no puede reducirse a formulas y explicaciones sino al estudio y escuchas de caso por caso, ir tras la escucha del mensaje deseante.

Termino, concluyo estas palabras de apertura con un poema:

Mirar el río hecho de tiempo y agua Y recordar que el tiempo es otro río, Saber que nos perdemos como el río Y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño Que sueña no soñar y que la muerte Que teme nuestra carne es esa muerte De cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo De los días del hombre y de sus años, Convertir el ultraje de los años En una música, un rumor y un símbolo,

Cuentan que Ulises, harto de prodigios, Lloró de amor al divisar su Itaca Verde y humilde. El arte es esa Itaca De verde eternidad, no de prodigios.

También es como el río interminable Que pasa y queda y es cristal de un mismo Heráclito inconstante, que es el mismo Y es otro, como el río interminable.

Bienvenidos a las jornadas.

Articulos interesantes
Archivos
busqueda por tag
encontranos..
  • Facebook Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by The Agency.Proudly created with Wix.com