Obstáculos y Eficacias en la cura.


Obstáculos y Eficacias en la cura.

Selva Acuña

Recuerdo haber provocado indignación en esa clase de colegas que llegado el caso saben parapetarse tras no sé qué énfasis de buenos sentimientos destinado a tranquilizar no sé a quién, cuando dije que en el análisis la curación llegaba en cierto modo por añadidura.

En ello se, creyó advertir algún desdén hacia aquel a cuyo cargo estamos, hacia el que sufre. Pero yo hablaba desde un punto de vista metodológico. Es bien cierto que nuestra justificación y nuestro deber son el de mejorar la posición del sujeto. Sin embargo, entiendo que nada es más vacilante, en el campo en que nos hallamos, que el concepto de curación.1

Creo que esta cita nos sitúa de lleno en el tema y me parece una ocasión de revisar justamente la cuestión de lo que entendemos por curación y en relación a esto pensar cuales son los obstáculo y cuales las eficacias.

Cuando Lacan se refiere al concepto de curación, indica lo difícil que es en psicoanálisis ponerse de acuerdo al respecto. Es sabido cuanto detestaba él la sustantivación. Tal vez, arriesgo,no sería mejor hablar de curaciones, de finales?

Esta es una época distinta a la de Freud donde la idea de eficacia, proveniente de la ciencia, quería que entre la idea y su concreción en la práctica, hubiese la mayor adecuación posible, y que sea en lo posible repetible y verificable. Porque entre la idea y su concreción en la realidad se verifica que suele haber pérdida. La discontinuidad que se produce habitualmente entre la teoría y la práctica en nuestro campo así lo atestigua.

En la eficiencia hay un ideal de rapidez, es decir de ahorro de tiempo y en lo posible de recursos. La concepción capitalista de la eficacia es la productividad. Lo que permite abrir la producción en serie. Esto alcanza como todos sabemos al ámbito de la salud, incluido la de salud mental. Ej:

Un paciente joven, con disfunción eréctil en su matrimonio, recurre al médico, quien le receta Viagra, la solución al alcance de la mano, pero hete aquí que pudiendo responder a la demanda sexual de su mujer, surge una preocupación de carácter hipocondriaca, bajo la forma de miedo a que el medicamento le afecte el corazón, la visita a los médico se multiplica, hasta que finalmente luego de sucesivos chequeos y análisis destinados a disipar su preocupación y que confirman que no hay nada malo que temer, empiezan a aparecer síntomas de carácter netamente obsesivos que finalmente lo llevan a la consulta con un psicoanalista.

No es que la receta médica no fuera eficaz, efectivamente, el síntoma había desaparecido. Pero el sujeto de deseo quedaba por fuera de la cuestión. Y entonces el síntoma reaparece como otra cosa.

Es evidente que la eficacia, en nuestro campo no parece responder a dichas exigencias.

La eficacia del acto analítico no está precedida por un saber, modelo o idea anterior, sino que la eficacia aparece sancionada por el paciente, en esa singular temporalidad que Lacan conjuga con el “habrá sido”. Se trata de un efecto retroactivo, al modo de “Nunca lo había pensado así”

La presencia del inconsciente, con su pulsación de apertura y cierre, no constituye otra cosa que lo que pulsa por realizarse, no hay ontología allí, sino la de lo no realizado. Algo que espera lo que puede definirse como encuentro tyche. Por eso Lacan citaba a Picasso cuando decía, “yo no busco encuentro”. En este sentido la posición del analista es la que se abre al encuentro a la escucha de lo que rompe el “sentido común”, para abrir la palabra a la posibilidad poética.[2]

La espinosa frase, que retoma Lacan, en la que se afirma que la curación viene, por añadidura pone el énfasis en el método, que Lacan llega a formalizar como discurso, mostrando su lógica. Serán definidos como formas de gestionar lo que Lacan llamará incurable. Hay allí un punto de insuficiencia. Toda vez que se intenta reabsorber lo real, en lo simbólico hay la producción de un plus causado por el intento mismo de reabsorber lo real sin pérdida en lo simbólico. Sin embargo, se gobierna, se educa y se analiza.

Cuál es la eficacia de un análisis? Para Lacan, en principio, llevado al extremo es una máquina de producir analistas. Que es un analista? Sería alguien que tiene la oportunidad y la toma, de anudar de una manera nueva su historia a los límites de la estructura. Claro está si el recorrido lleva hasta el final.

La pregunta por la eficacia psicoanalítica tiene como contrapartida el reconocimiento que hay en la neurosis una eficacia primera. Freud hablaba allí de un acto de elección, esa elección como nos mostró Lacan tiene la lógica de una elección forzada. El método, que supone contar con el inconsciente, la pulsión, la repetición y la transferencia, lleva al sujeto luego de un recorrido que empieza por el síntoma a una cita inexorable. Allí Freud forjó un oxímoron el de la roca viva, cuyos otros nombres son angustia y castración. Arribado a este lugar, toca al viajero, avanzar e Inventar otra cosa que la queja, la rebeldía , el desaliento o retroceder. Freud tenía una idea precisa al respecto, no se trata de algo heroico, ni una vacuna para vivir sin dolor, anestesiado, en sus palabras, Es grande la ganancia sí conseguimos mudar su miseria neurótica en infortunio ordinario.[3]

El problema que se plantea es como se pasa, como se trasmite esta experiencia, experiencia de la que eventualmente sale un analista, pero que más allá de lo eventual, es siempre exigible a quien quiere serlo. La experiencia es la inversa de la eficiencia, no se trasmite sin pérdida, y este problema, este obstáculo es el que debe ser respetado, en tanto el saber, es no todo, y ese no-todo es el que nos hace trabajar, escribir, amar y porque no, hablar, polemizar, acordar tal vez, , como lo haremos a lo largo de estas jornadas sobre qué cosa es esa eficacia y que cosa es un obstáculo.

J. Lacan Seminario X Clase 5 [2] El análisis, más que ninguna otra praxis, está orientado hacia lo que, en la experiencia, es el hueso de lo real.[1](..)Dónde encontramos ese real?. En efecto, de un encuentro, de un encuentro esencial se trata en lo descubierto por el psicoanálisis, de una cita siempre reiterada con un real que se escabulle.[1]

[3] Psicoterapia de la Histeria.

Si. Freud

Articulos interesantes
Archivos
busqueda por tag
encontranos..
  • Facebook Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by The Agency.Proudly created with Wix.com